Extensiones de la imagen

Imagogenia

Por: Martha Nava

Congruencia este es uno de los elementos fundamentales de la imagen, es decir todo lo que digo que soy y toda mi esencia tiene que empatar con mis acciones: ser y parecer. Dicha coherencia también es aplicable a las extensiones de la figura pública es decir, desde aquello que percibimos como material: ropa, auto, portafolio, accesorios, zapatos, entre otros hasta aquellas personas que rodean o forman parte de su equipo – sí también ellos son parte de su imagen-. Cuando alguno de estos elementos no empata a la esencia de la figura pública se convierte en un elemento que puede crear problemas a corto, mediano o largo plazo.

Y es que si a la ecuación le sumas que estamos tratando con temas tan delicados como la salud y los niños, evidentemente es un coctel hecho para el desastre. Esto lo escribo porque en fechas recientes el presidente Andrés Manuel López Obrador transformó el Seguro Popular que ofrecía servicios médicos gratuitos a los más pobres en el INSABI (Instituto de Salud para el Bienestar) mismo que, en algunos casos, cobra por la atención que se ofrece dependiendo el procedimiento. Según Juan Ferrer Aguilar titular de dicho instituto el INSABI cubrirá 30 padecimiento que no se cubrían anteriormente, se está aumentado el presupuesto y para el 1 de diciembre del 2020 se vivirá un cambio de salud para los mexicanos. Sin embargo, de momento muchos mexicanos que necesitaban el seguro popular están padeciendo la falta de medicamentos y servicios, sobre todo los más pequeños.

Esto sale a relucir porque de nueva cuenta las redes sociales hicieron de las suyas. El hijo mayor del presidente, José Ramón López publicó recientemente en su cuenta de twitter que se convirtió en padre de un niño al que llamaron Salomón Andrés Manuel. El problema ciertamente no fue eso, sino que el medio Eme Equis publicó sobre el nacimiento del niño e hizo énfasis que nació en Houston, Texas hecho que el mismo José Ramón quiso aclarar sin más detalle a través de twitter con la frase “Lo único cercano a la realidad de esta nota es lo de Kentucky...A Caro le encanta el Kentucky fried chicken”; sea cierto o no a muchos usuarios de las redes no les hizo gracia, más porque actualmente se vive una fuerte crisis en materia de salud en nuestro país y sin dudarlo muchos cuestionaron porqué la esposa o pareja del hijo del presidente no se atendió en algún centro de salud del INSABI.

Si bien es cierto que cualquiera puede tener a sus hijos donde le de la gana –y la lana- también es cierto que la familia del presidente debe tener muy en claro que son una extensión de su padre y todo lo que hagan, digan y sean estará sometido a un juicio social –les guste o no-, sobretodo si eres un familiar tan cercano como lo es José Ramón quien además, en su momento, ayudó a su padre con la construcción de Morena; así claro está cualquier acto o palabra fuera de lugar afectará la imagen de quién es la figura pública dominante en el corto, mediano y largo plazo.

Twitter: @Mar_Naa

Deja un comentario